Destacado Imprenta

La última función del año

Para los detractores, el futbol es un teatro para el pueblo. Un montaje en el que los futbolistas no son más que actores, al tiempo que los medios de comunicación se convierten en el promotor que busca venderte el boleto a toda costa para que entres a disfrutar del espectáculo por muy aburrido que sea. ¿Y saben algo? Tienen razón.

Un partido de futbol sí es una obra de teatro. Digna de la pluma cómica de Molière, de las tragedias de Shakespeare o del género que uno desee. Cada encuentro disputado sobre la faz de la Tierra tiene un guión que se escribe durante 90 minutos. El más conocido -por el impacto mundial que genera en aficionados reales y de ocasión- es el clásico Real Madrid-Barcelona. Obra que reúne a niños, jóvenes y adultos sin depender de la ubicación geográfica, nacionalidad o condición social. No se necesita un gran acervo cultural o un alto IQ, cualquiera puede entender lo que significa un encuentro entre ambos. Sin duda, es la obra de mayor producción y la más vista en el mundo entero por encima de Hamlet o Romeo y Julieta.

Pero, ¿qué tiene de especial esta obra en específico? En primera, el reparto. En el buen sentido del término, los 22 jugadores que se postran sobre el escenario son los mejores actores de la compañía de teatro llamada futbol. Messi y Cristiano Ronaldo son los dos protagonistas -aunque en más de una ocasión se ha buscado al antagonista, desgraciadamente-. Ellos estarán acompañados de personajes secundarios, quienes esperan robar la atención y uno que otro suspiro. Por último, las recientes elecciones en Cataluña más la polémica del pasillo al Real Madrid son los incidentales que le pondrán tensión a la trama de este sábado. 

La segunda razón es cómo se monta el escenario. Desde las cámaras tras bambalinas hasta la preparación del escenario y las reacciones de los actores después de su performance. Cada detalle es vital para que el evento salga bien. Justo es lo que acapara la atención del mundo entero. Se trata de una obra minuciosamente producida para el deleite del espectador. El contenido del Clásico es incierto, pero la forma en que se presenta hace pensar que vale la pena ver la historia una y otra vez a pesar de “saber” el final.

Hay que hacer hincapié en el montaje. Cámaras en todas partes del escenario, reacción de los asistentes, retratar el clímax y desenlace de la obra en imagen, subtítulos en vivo que narran en varios idiomas las acciones del encuentro, todo está perfectamente cuidado para dar el mejor show del año. Pocas veces se invierte mucho en infraestructura, mantenimiento y transmisión del evento. La expectativa por ver el juego es alta, lo cual implica una fuerte cantidad de dinero para cada participante de la obra, de modo que el negocio es redondo y la compañía teatral de nombre “Futbol” se mantiene fuera de números rojos.

Este sábado habrá una función más entre el Real Madrid y el Barcelona. El Santiago Bernabéu albergará a más de 81 mil asistentes que disfrutarán el partido en vivo, mientras que miles de espectadores más lo verán por televisión o internet. Y a pesar de que el telón se abra a la una de la tarde (6 AM en México) gracias al creciente mercado asiático, en realidad eso poco importa, el público estará feliz de presenciar la obra a cualquier hora del día, la última del 2017.

Alfredo Gutiérrez
"El segundo lugar es siempre el primero de los perdedores"... Ayrton Senna. Incursionándome en el periodismo deportivo. Los deportes, mi pasión. Los medios de comunicación, mi futuro hogar. El futbol, el hockey sobre hielo y el futbol americano son mis más grandes aficiones.

Comments

comments

Conoce al autor

Alfredo Gutiérrez

Alfredo Gutiérrez

"El segundo lugar es siempre el primero de los perdedores"... Ayrton Senna. Incursionándome en el periodismo deportivo. Los deportes, mi pasión. Los medios de comunicación, mi futuro hogar. El futbol, el hockey sobre hielo y el futbol americano son mis más grandes aficiones.

Comentar

Comentar

Your email address will not be published. Required fields are marked *