De los bardos Destacado

Revirtiendo la historia reciente

Por: Jaime Sandoval


Mencionar al Cruz Azul de los últimos años es referirnos a un equipo lleno de tropiezos, derrotas inexplicables y algunos fracasos. La inercia negativa iba en crecimiento y hace tres años que los cementeros no eran capaces de acceder a la liguilla.

Esta tarde se vivió una transformación en el Estadio Azul. El equipo acostumbrado a boicotearse y ponerse obstáculos que le impedían conseguir sus objetivos fue cambiado por uno que por fin aprovechó sus oportunidades, aunque por momentos parecía que regresaría a las andadas.

Cruz Azul tenía todo para acceder a la liguilla por primera vez en tres años, estadio lleno, el Atlas había empatado y se enfrentaban al Veracruz, último lugar de la porcentual y uno de los peores equipos del torneo. El penal a favor del equipo de Paco Jémez aumentaba aún más esas posibilidades sin embargo los fantasmas del equipo querían aparecer de nuevo y el disparo de Francisco Silva se estrelló en el poste.


Lo que en otras ocasiones habría terminado capítulos oscuros de los celestes como aquellos contra el América o las eliminaciones de los últimos torneos hoy se invirtió. Los de la Noria fueron pacientes y no cometieron los errores de antaño para que un gol de Felipe Mora les dé la oportunidad de jugar la próxima Liguilla.

La costumbre de sufrir no se perdió. Hasta el último instante del duelo, antes de que un silbatazo y la lluvia de cerveza siguiente determinaran el final del encuentro, el nervio sucumbió a toda la Colonia Nochebuena, pero esta vez fue diferente.

Esta noche la situación cambió en todos los sectores del Cruz Azul, el equipo salió victorioso y está en Liguilla, mientras que el aficionado salió con una sonrisa del Estadio Azul y con las esperanzas del título renovadas, algo que hace mucho no sucedía.

jimmy_montes

Comments

comments

Conoce al autor

La Barra

La Barra

Comentar

Comentar

Your email address will not be published. Required fields are marked *